De un buen inicio depende el éxito de la futura vaca