SollaBlog

Compartir

Censo Nacional Agropecuario evitará malgastar inversiones del Gobierno en el sector rural

Publicado el: 13 Aug 2015

Que se mejoren las precarias condiciones de la mayoría de 11 millones de colombianos que viven en zonas rurales dependerá de si este y próximos gobiernos saben capitalizar en ajustes institucionales, políticas públicas y programas juiciosos de inversión, los indicadores que arroja el Censo Nacional Agropecuario, que no se hacía desde 1970.

Lo paradójico es que el Dane comienza a publicar a cuentagotas esta radiografía de la ruralidad de 1.101 municipios del país, justo cuando el Gobierno redujo en 38,5 por ciento (1,5 billones de pesos) el presupuesto planteado para el Ministerio de Agricultura en 2016: pasó de 3,9 billones de pesos a 2,4 billones.

No obstante, las crudas cifras del censo (ver gráficos), ya son un buen argumento para que el ministro del ramo, Aurelio Iragorri, pida a los congresistas que ese apretón fiscal sea menos riguroso con el campo.

Pero tener más plata para inversión por parte de un Gobierno en tiempo de vacas flacas, no es suficiente a la hora de garantizar que haya más desarrollo para el campo o se “acelere” la reforma agraria que ahora pregona el presidente Juan Manuel Santos.

También se precisa un análisis riguroso y multidimensional de un campo con vacíos que van más allá de una asistencia técnica que solo recibieron 9 de cada 100 productores agropecuarios en 2013, o más allá de reducir ese 83 por ciento que no tiene la maquinaria e infraestructura requerida para ser más productivos y competitivos.

“Este censo es un campanazo que demuestra que muchas veces la inversión del Estado no ha estado alineada con las necesidades del campo, por ejemplo, en materia educativa. Hoy el sector rural es muy vulnerable”, afirmó José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, gremio de los ganaderos.

Así que se requiere de una línea de base clara, que hoy da el Censo, para ordenar el gasto de forma eficiente y poder medir el impacto real de las acciones que se implementen. Por ejemplo, hasta ahora se suponía que el país tenía 5,5 millones de hectáreas sembradas, pero la medición indica que son 7 millones.

Es más: el área destinada a cultivos permanentes ha venido aumentando: pasó de 43,7 por ciento (1960), a 52,6 (1970), y ya es de 74,8. En la actualidad el 15 por ciento corresponde a cultivos transitorios, que han disminuido.

“Los primeros resultados del Censo constituyen un avance significativo para las acciones, cambios y ajustes que el Gobierno debe realizar para el crecimiento del sector. Más aún, es una herramienta para conocer el estado real del sector y una base para la formulación, seguimiento y evaluación de las políticas y el desarrollo rural colombiano”, apuntó ayer Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC).

En ese entendido, los resultados del Censo también coinciden con la presentación de la arquitectura institucional que recomienda la Misión Rural, liderada por José Antonio Ocampo, para que el Gobierno tenga los brazos suficientes para una gestión más efectiva del desarrollo en el territorio (ver nota anexa).

Mientras se dan, en mayor o menor medida esos ajustes, y se aseguran los recursos que correspondan con la realidad del campo colombiano, para el agroempresario antioqueño Gabriel Harry Hinestroza, el Censo no puede ser detonante para repetir los errores del pasado, como los que dejó la reforma agraria del presidente  Carlos Lleras Restrepo.

“Pensar que entregando tierra se soluciona el problema es un engaño. La tierra sirve con vivienda, educación, crédito. Los tecnócratas no son los que saben del problema de la tierra, ese conocimiento está en el campo y por eso debe haber una política rural diferenciada por territorios para no botar la plata”.

Agregó que la posibilidad de un campo con un desarrollo equilibrado entre pequeños productores y agroindustriales tampoco está claro, por el creciente temor de la inversión privada rural ante la indefinición jurídica en la propiedad de la tierra.

En todo caso, mientras se termina de conocer el Censo en su totalidad, desde ya el ministro Iragorri se fijó tres pasos a dar: “Hay que insistir en la seguridad alimentaria y lograr que sea productiva la actividad agropecuaria para pequeños parceleros; dos, debemos lograr la sustitución de importaciones y volver a sembrar productos como cereales; y, finalmente, tenemos que incrementar las exportaciones agrarias, que este año llegan a 45 nuevos destinos y esa tarea debe continuar”. Le llegó la hora al campo, pero falta afinar el reloj que le marque sus minutos .

El presupuesto planteado para el Ministerio de Agricultura en 2016: pasó de 3,9 billones de pesos a 2,4 billones. FOTO Henry Agudelo

 
 
Juan Fernando Rojas Trujillo
JUAN FERNANDO ROJAS TRUJILLO
Contactar
Reportero por vocación. Convencido de que el periodismo es para mejorar la vida de la gente. Ahora escribo de temas económicos en El Colombiano

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD