SollaBlog

Compartir

En Sector Lácteo: Cuentas No Son Iguales Para Todos

Publicado el: 6 Jul 2015

El año pasado la industria láctea compró y acopió 3.291 millones de litros de leche, según Asoleche.

Mientras la cooperativa Colanta anunció que está normalizando las compras de leche, luego de dos meses de tener suspendido el recibo del alimento con menos de 2,90 por ciento de proteína, la Cooperativa Multiactiva de Ganaderos y Productores de Leche del Oriente Antioqueño (Unilac), se declara enlechada y en crisis.

Con avisos de prensa, Colanta informó el fin de semana que “gracias a las compensaciones establecidas por el Gobierno Nacional para reanudar sus exportaciones y a la ampliación del procesamiento de los excedentes lácteos, se inicia el proceso de recolección de leche a los asociados de la cooperativa”.

Pero mientras Jenaro Pérez, gerente de Colanta, le dijo a EL COLOMBIANO que las condiciones son inmejorables y están dadas para vender toda la leche que producen sus asociados (2,5 millones de litros por día), otra situación viven los lecheros del Oriente antioqueño.

Luaskin Arley Pérez Ocampo, gerente de Unilac, sostuvo que la condición de las 800 familias asociadas es crítica, debido a los bajos precios y a que están muy restringidas las compras.

Para no botar el alimento, Unilac decidió llevarlo a la costa Atlántica, asumiendo los costos del transporte y la pulverización, lo que le genera grandes pérdidas económicas.

Atendiendo una declaración radial del ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, en la que le pedía a los productores que no botaran la leche y que lo buscaran para gestionar su despacho a zonas con población desnutrida, el funcionario no ha tomado en cuenta el ofrecimiento de Unilac.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

SÍNTESISPRODUCCIÓN, MERCADOS...

Son múltiples las variables que inciden en la cadena lechera, mientras el afán de los finqueros es sacar una producción abundante para lograr más ventas, la industria procesadora se debate entre la cantidad que necesita y si el alimento cumple las condiciones proteínicas. Por otro lado están las condiciones del mercado que recibe leche en polvo importada, a menor precio de la producida en Colombia, lo que va en contra de los lecheros locales que quedan se quedan con el inventario y sin saber qué hacer con el alimento: botarlo, regalarlo, trabajar a pérdida.
 
ELCOLOMBIANO.COM | FERNEY ARIAS JIMÉNEZ | 05 DE JULIO DE 2015

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD