SollaBlog

Compartir

Bioseguridad en granjas avícolas

Publicado el: 12 Nov 2014

Garantizar la sanidad de las aves, la calidad del pollo y de los huevos, son tres grandes retos de la avicultura, y para lograrlo es clave adoptar una serie de prácticas de bioseguridad que les permitan progresar como empresa, alcanzar altos niveles de eficiencia y lo más importante, cuidar la salud de los consumidores. 

Toda granja avícola se compone de seres vivos (huevos fértiles, pollos y gallinas ponedoras), los cuales están expuestos permanentemente al ataque de enfermedades que transmiten las bacterias, los virus y los hongos, algunas de ellas mortales. Te compartimos las siguientes prácticas de bioseguridad que te ayudarán a evitar que la enfermedad llegue a tu granja. ¡Aplícalas!

 

  1. Aseo personal diario

Se recomienda que el personal de la granja se duche antes de comenzar tareas en el galpón, preferiblemente con agua caliente, utilizando abundante jabón y shampoo. La dotación deberá estar completamente limpia, sin posturas previas y no deben ingresar al galpón con cosméticos, cremas ni esmaltes en las uñas. Una vez adentro, debe evitarse escupir o sonar la nariz, pues son dos vías de trasmisión de enfermedades.

 

  1. Alimentos en la granja

No se deben ingresar a la granja alimentos de origen animal como carne, huevos o pescado.

 

  1. Uso de las pocetas o pediluvios

El uso de las pocetas para la desinfección de las botas es una práctica obligatoria. Estas deben ser profundas y contener la cantidad recomendada de yodo o formol.  No es recomendable usar cal.

 

4. Desinfección de vehículos

Todo vehículo que ingrese a la granja debe ser desinfectado, bien sea por medio de  arco de desinfección, fumigadora o aspersor, con desinfectante preparado debidamente.

 

5. Evitar trabajar en varias granjas

Trabajar en varias granjas constituye un atentado para la seguridad sanitaria de estas, pues con ello se sirve de portadores de enfermedades.

 

6. Visitas no autorizadas

La granja no debe recibir la presencia de particulares.

 

7. Animales restringidos

Por ningún motivo se deben tener palomas, patos, gansos, gallinetas, gallos de pelea, canarios, loros y demás aves ornamentales. Tampoco es recomendable tener perros, gatos y cerdos. Para evitar su ingreso a la granja es fundamental mantener en buen estado las cercas.

 

8. Aves enfermas y muertas

No se debe destinar el galpón para poner aves que hayan sido víctimas de picotazos, que muestren un pobre desarrollo o que tengan defectos físicos.  Aquellas que mueran deben ser tratadas para compostaje, incineración o enterramiento. No suministrarlas a cerdos ya que esto se constituye en  alto riesgo de transmisión de enfermedades.

 

9. Aseo y desinfección de equipos

Los equipos del galpón exigen el mayor de los cuidados, deben asearse por fuera del galpón los desmontables, y el resto en el lavado general, con detergente y cepillo, enjuagando con abundante agua limpia. La granja de evitar préstamos de implementos con otras fincas o granjas.

 

10. Calidad del agua

La calidad del agua determina la salud de las aves, asegúrate de que los tanques de almacenamiento, los bebederos y tuberías de conducción estén siempre limpios.

 

11. Almacenamiento de alimento

El alimento debe estar en buenas condiciones, un lugar ventilado donde no se humedezca. Sobre estibas para el caso de bultos. Los silos no pueden tener perforaciones. La bodega del alimento debe estar libre de humo de tabaco y no ser dormitorio en ningún caso.

 

12. Personal  para clasificación de huevos

La clasificación del huevo es de suma importancia para que el consumidor final reciba un producto de buena calidad. En este proceso debemos mantener limpia la dotación, el sitio de trabajo, las manos y las uñas, no usar joyas y no permitir la presencia de  ningún animal.

 

13. La vacunación

Esta es la medida preventiva más importante en toda granja, ya que con las vacunas se  protegen las aves contra muchas enfermedades. Su almacenamiento es fundamental, por eso no puede estar expuesta a los rayos del sol. Y en el momento de aplicarlas debe hacerse el día indicado, en la dosis exacta, a la totalidad de los animales y por la vía indicada por el técnico (ojos, nariz, pico, agua de bebida, aerosol, etc.).

 

Ten cuidado con los transmisores de enfermedades

Las bacterias, virus y hongos pueden transportarse por múltiples factores, sujetos y objetos, conoce cuáles son y procura establecer medidas de bioseguridad:

  • Los vehículos como automóviles, camionetas o camiones que ingresan a la granja.
  • El calzado, vestido, cabello, saliva, todo tipo de elementos propios de las personas.
  • Los equipos, herramientas y utensilios de la granja.
  • Animales diferentes a los pollos, aves silvestres o de patio y plagas como ratas y ratones, moscas, zancudos, cucarachas, escarabajos, etc.
  • Desechos como gallinaza, plumas, jeringas usadas o goteros usados.
  • Aquellas aguas cuya fuente sea compartida con otras granjas

 

BIBLIOGRAFIA

-  Bioseguridad en la Industria Avícola.  Autores varios. Fenavi - Fonav. Santa Fe de Bogotá, 1999.

- Granja experimental Avilandia, SOLLA S.A.

 

 

Por: Fernando Jaramillo Mejía

Director Nacional de Avícultura, Solla.

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD