SollaBlog

Compartir

Primeras luces de la Misión para cambiar el campo

Publicado el: 8 Jul 2014

Seis cuellos de botella que limitan el desarrollo, entre los hallazgos.

En la mayoría de las quince variables que tiene el Índice de Pobreza Multidimensional que se está aplicando en el país, el campo se raja.

Colombia sabe desde hace décadas del rezago que tiene el sector rural, pero ahora, el primer resultado que entregará hoy la Misión Rural, que lanzó Planeación Nacional hace tres meses, devela con precisión un panorama que hará más compleja la aplicación rápida de una política para desarrollar el campo. “Estos hallazgos serán puestos en consideración del Consejo Directivo de la Misión, que hará unas recomendaciones al Gobierno, el cual quedará en libertad de adoptarlas o no como política pública”, señala la directora de Planeación, Tatyana Orozco.

De acuerdo con dichos hallazgos, el 40 por ciento de los habitantes rurales, en pleno siglo XXI, no tienen acceso a una fuente de agua tratada, problema que en el área urbana está casi superado. En la ‘despensa’ de los colombianos aún está enquistado el analfabetismo: 25 por ciento de las personas que allí viven no saben leer ni escribir. Un 7 por ciento de los hijos de campesinos trabajan, el 40 por ciento de los menores tiene rezago escolar, y la informalidad laboral llega al 92 por ciento.

Por el lado de los ingresos, la situación es más gris aún. La Misión de Planeación Nacional pudo establecer que el 52 por ciento de la población ocupada en el área rural no solo trabaja por cuenta propia sino que tiene los menores ingresos y son los más viejos. Su ingreso mensual es un poco más de la tercera parte de un salario mínimo: 283 mil pesos.

En general, mientras entre los pobres de la zona urbana hay un 10,1 por ciento que tiene ingresos por debajo de la línea de indigencia, en el campo la cifra sube a 17,3 por ciento.

Viejos y niños

El fenómeno de la migración no se detiene, pese a que las cifras oficiales aún muestran que el 29 por ciento de la población colombianos, es decir unos 14 millones de habitantes, vive en el campo.

La salida constante de personas en edad de trabajar pone en riesgo la productividad del campo y a su vez, la seguridad alimentaria de los colombianos.

Esto se debe, según la directora de Planeación, a que “son hogares que están compuestos en su mayoría por personas mayores y niños. De acuerdo con la información recolectada, en el sur del Tolima y Norte del Cauca, los fenómenos de reclutamiento y de falta de oportunidades laborales son las principales causas de expulsión de la población joven en edad de trabajar”.

Más allá de lo esperado

El panorama del campo que se está encontrando, es más dramático de lo esperado, señala Cecilia López, que hace parte de la Misión de expertos para el campo. “No nos podemos hacer muchas ilusiones. En el campo no está funcionando casi nada, y ese casi no tiene nada que ver con la pequeña agricultura”.

Solo el 36,4 % de los hogares rurales tiene acceso a la tierra y el 75 % tiene menos de 5 hectáreas.

Los 6 cuellos de botella

La Misión ha identificado seis cuellos de botella:

1 Bajos rendimiento de la producción agropecuaria, lo que limita el crecimiento del sector.

2. Los costos de producción promedio de los principales cultivos están determinados por los costos de los insumos (fertilizantes), maquinaria y equipos, plaguicidas y las semillas.

3. Los recursos del sector agropecuario se han direccionado a otorgar subsidios y apoyos económicos temporales particulares y no al desarrollo y gestión de los bienes públicos que requiere el sector para su crecimiento y consolidación.

4. La producción agropecuaria enfrenta problemas en los procesos de comercialización y distribución de la misma. Las dificultades van desde la falta de infraestructura para el acopio, procesamiento y distribución pasando por los problemas de intermediación hasta la baja participación del estado en las compras públicas de productos del sector y la poca agregación de valor que tienen los productos agropecuarios.

5. Los productores no tienen acceso a recursos financieros de bajo costo.

6. Los subsectores agrícolas, ganadero y pesquero podrían presentar pérdidas futuras en productividad debido a cambios en las condiciones climáticas de las zonas de producción por efectos del cambio climático.

EL TIEMPO

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD