SollaBlog

Compartir

Nutrición para la Rehabilitación del Caballo

Publicado el: 9 May 2014

Deseo compartir con ustedes el trabajo desarrollado por, la Universidad de California, Davis, y compartir algunos de sus pensamientos sobre caballos desnutridos y proporciona información basada en investigaciones sobre la realimentación y la rehabilitación de los caballos muertos de hambre.  

Investigadores de UC Davis probaron tres dietas diferentes y encontraron que el heno de alfalfa de alta calidad es más efectivo para la rehabilitación de un caballo muerto de hambre. También desarrollaron recomendaciones de alimentación para caballos delgados o baja condición corporal.

En esta foto una de mis experiencias personales en una condición parecida a la foto anterior con el agravante que esta yegua estaba en período de lactación.

Es difícil comprender el abandono a largo plazo y las situaciones circundantes que producen un hecho tan devastado, de una criatura tan deprimida como un caballo muerto de hambre. Los huesos son tan prominentes que el esqueleto parece pertenecer a un caballo grande, la cabeza es desproporcionadamente grande en comparación con el cuerpo, y la cola es siempre baja y sin movimiento.

Pero la cabeza colgando bajo lo dice todo. Las orejas apenas se mueven a cualquier sonido en el medio ambiente, sin energía extra que se gasta la interacción con compañeros de manada. Los ojos son aburridos, sin expresión, sin expectativas.

Desnutridos y mal cuidados para caballos se puede encontrar incluso en un país de la riqueza relativa, como los Estados Unidos. De hecho, el problema de los caballos abandonados en los Estados Unidos ha empeorado en los últimos años y refleja el creciente número de caballos que ya no quieren o no necesitan, o cuyos dueños ya no son capaces de proporcionar el cuidado para ellos, física o financieramente. El grado de empeoramiento podría estar relacionado tanto a la recesión global que ha creado dificultades económicas para muchos propietarios de caballos y el cierre simultáneo de las instalaciones de sacrificio de equinos en 2007. Durante la década anterior, estas plantas de faena habían procesado unos 68.000 caballos por año.

Se estima que alrededor de 100.000 caballos por año en los Estados Unidos se clasifican como "no deseados". Caballos no deseados van desde ser caballos normales y sanos de diferentes edades y razas, a los caballos con algún tipo de discapacidad o enfermedad, los caballos que son poco atractivos, los caballos que no cumplen con las expectativas de su propietario para su uso previsto (por ejemplo, la capacidad atlética), caballos con enfermedades no mortales, los caballos con problemas de conducta, o los caballos que son peligrosos.

Un número relativamente pequeño de estos caballos terminan en un centro de rescate o santuario donde puedan ser rehabilitados y reubicados. Como era de esperar por los caballos que queden libres a las instalaciones sin fines de lucro, la mala condición corporal es evidente en muchos de los caballos, con un número de ellos considerados demacrados, muy delgados o finos.

En los seres humanos que sufren de hambruna causada por enfermedades como la anorexia, cáncer, u obstrucción gastrointestinal, los pacientes pueden desarrollar "síndrome de realimentación" cuando se les da calorías concentradas, que a su vez puede conducir a la mejora del corazón, sistema respiratorio e insuficiencia renal tres a cinco días después de la comida inicial. Este mismo síndrome ha sido reportado en la literatura para caballos. De este modo, la Universidad de California, Davis (UC Davis), los investigadores han desarrollado un programa de realimentación para los caballos que reduzcan al mínimo esos efectos y permitir que el caballo a vuelva gradualmente a un peso corporal normal.

¿Qué sucede durante la inanición?

Durante el proceso de la inanición, el caballo utiliza inicialmente las reservas de grasa e hidratos de carbono en su cuerpo para proveer energía para el metabolismo. Este es el proceso normal para cualquier caballo sano: grasa e hidratos de carbono se utilizan para la energía, el ejercicio, la función cerebral, la circulación, etc., y entonces se reemplazan con nutrientes de los alimentos. El ciclo es constante e interminable, incluso durante el sueño. En un animal muerto de hambre, una vez que esta fuente de grasas e hidratos de carbono se ha ido, la energía se obtiene de la descomposición de las proteínas.

Mientras que la proteína es un componente de todos los tejidos, no hay tiendas de inertes de la misma en el cuerpo, tales como las hay para la grasa y los carbohidratos. En consecuencia, el cuerpo muerto de hambre utiliza las proteínas no sólo de los músculos, pero también a partir de tejidos vitales tales como el corazón e incluso tejidos gastrointestinales - tejido que es necesario para la vida. El cuerpo muerto de hambre no puede seleccionar el que se metaboliza la proteína del tejido para producir energía. Conforme pasa el tiempo, la supervivencia del animal está en una situación precaria. Cuando un caballo pierde más del 50% de su peso corporal, el pronóstico de supervivencia es extremadamente pobre.

Las dietas experimentales para la Realimentación

En un estudio sobre los efectos de los distintos tipos de piensos utilizados para la realimentación caballos muertos de hambre, hemos seleccionado tres que eran muy diferentes en su composición de nutrientes: heno de alfalfa, paja de avena, y un alimento completo disponible en el mercado que consiste en granos, melaza, grasa y alfalfa. La alfalfa es conocida por ser rica en proteínas (20%) pero baja en el almidón de hidratos de carbono (3%). Heno de avena es rica en fibra y baja en proteínas (7%). El alimento completo representaba un alto avance en la concentración de hidratos de carbono con un 19% de almidón.

Se dio a las tres tipos de alimentación a 22 caballos muertos de hambre que fueron llevados al sitio de investigación de la UC Davis como representante de caballos rescatados por las organizaciones equinas. Los caballos fueron alimentados con una de las tres dietas durante un período de rehabilitación 10-día. Los investigadores se centraron en este período de tiempo tan crucial para una transición exitosa del intestino de un estado de hambre a un estado de alimentación. A pesar de que las dietas eran diferentes en la composición, fueron alimentados en cantidades que eran equivalentes en una base calórica de modo que los caballos asignados a la dieta de heno de avena, por ejemplo, recibieron el mayor volumen de alimentación, mientras que los caballos en la alimentación completa recibieron la menor cantidad, pero el mismo número de calorías en cada comida.

¿Qué dieta funciona mejor?

 

Nuestros resultados con el alimento completo fueron muy consistentes con los estudios en humanos llevaron a cabo años antes usando calorías concentradas. Cuando el caballo se comió la dieta alta en carbohidratos, la insulina se libera en respuesta al alto nivel de almidón. El trabajo de la hormona insulina es facilitar la absorción de hidratos de carbono de la sangre y el almacenamiento en las células para el uso futuro de la energía, pero también atrae a la vez el fósforo y el magnesio, los electrolitos de la circulación en las células. El caballo muerto de hambre no tiene tiendas de electrolitos, este agotamiento puede llegar a los riñones, el corazón y la insuficiencia respiratoria. Estos efectos no se producen con la comida inicial, pero se pueden ver después de varios días a unas semanas debido a la repetición de la liberación de insulina después de una comida rica en hidratos de carbono y el agotamiento acumulado de electrolitos.

La dieta de heno de avena era muy voluminosa y causó diarrea en varios caballos. Varios nutrientes esenciales como el fósforo y el magnesio son bajos en el heno de avena en comparación con las otras dietas, por lo que esta dieta no produjo una rehabilitación exitosa.

El heno de alfalfa tuvo los mejores resultados debido a su alta composición de proteína de calidad, sino también de los principales electrolitos fósforo y magnesio. Desde el heno de alfalfa es muy bajo en contenido de carbohidratos, había efectos mínimos debido a la respuesta de la insulina.

En un estudio de alimentación posterior, se comparó una ración de heno de alfalfa a una ración de heno de alfalfa y de maíz. Dietas equinas generalmente no contienen mucha grasa, pero en la última década, el uso de aceite de maíz para aumentar la densidad de energía de una comida ha sido ampliamente utilizado en los programas de nutrición para los caballos de más edad y en los caballos sometidos a programas de formación intensiva. Las dos dietas fueron administradas nuevamente en pie de igualdad en calorías.

Aunque el aceite de maíz no tuvo efectos perjudiciales, la sustitución de calorías a partir de aceite de maíz para la alfalfa disminuyó el contenido total de nutrientes de fósforo y magnesio en la dieta. Por lo tanto, la respuesta a la dieta de la combinación de aceite de maíz y la alfalfa mostró un nivel de fósforo en la sangre decreciente a lo largo del período de 10 días, lo que no era ventajoso para la rehabilitación. Una vez más, la dieta de alfalfa fue el más eficaz en la entrega de los nutrientes necesarios en las cantidades correctas para el caballo muerto de hambre.

Nuestra investigación ha demostrado que los caballos famélicos tenían muy diferentes respuestas a varias dietas. Hemos encontrado que el mejor enfoque para la realimentación inicial del caballo muerto de hambre consiste en frecuentes pequeñas cantidades de alfalfa de alta calidad. Alfalfa de alta calidad tiene características de frondosidad, tallos finos, sin polvo o moho, con un contenido de proteína cruda de 16 a más de 20%. Esta cantidad debe incrementarse lentamente en cada comida y el número de comidas se redujo gradualmente a lo largo de 10 días. Después de 10 días a dos semanas, los caballos pueden ser alimentados tanto como que van a comer.

El caballo va a mostrar signos de aumento de la energía después de unas dos semanas. Oído, el ojo y el movimiento de cabeza serán las primeras mejoras notables. Algunos aumento de peso se puede lograr en un mes, pero tres a cinco meses por lo general son necesarios para rehabilitar el caballo muerto de hambre de nuevo a un peso corporal normal. La atención veterinaria y asesoría nutricional deben buscarse durante la rehabilitación como pueden surgir complicaciones.

Mis recomendaciones para la Realimentación de un caballo hambriento

Nota: Para una escala esencial pesar el heno en los pasos iniciales de la realimentación.

Días 1-3: alimentar a una penca de fardo de alfalfa de alta calidad cada cuatro horas (total de seis libras (2kilos c/720gramos por día distribuido en seis comidas). Evaluar el estado de salud del caballo por el veterinario.

Días 4-10: Poco a poco aumentar la cantidad de alfalfa y disminuir el número de tomas de manera que por el día 6 que está alimentando a poco más de cuatro libras (1kilo c/820 gramos de heno cada ocho horas (un total de 13 libras (5 kilos c/460 gramos por día en tres tomas).

Día 10 y durante varios meses: Alimente la alfalfa como la que el caballo va a comer y disminuir la alimentación a dos veces al día. Proporcionar acceso a un bloque de sal. No se alimenta con cereales, ni golosinas, como las manzanas o zanahorias u otros suplementos hasta que el caballo está bien adelante en su recuperación. Cada alimento como los granos, o cualquier suplemento complican la recuperación de la función metabólica normal y puede ocasionar la muerte.

Proporcionar agua limpia (Análisis fisco químico bacteriológico) y fresca en todo momento.

Desparasitación y corrección de los problemas dentales son muy beneficiosos para la recuperación del caballo.

Se pueden añadir otros tipos de heno, como la hierba después de las dos primeras semanas de realimentación, pero éstos deben añadirse lentamente con el tiempo. La alfalfa contiene cantidades adecuadas de sal para un caballo sedentario, por lo que debe tener cuidado en ofrecer un bloque de sal dentro de las primeras cuatro a seis semanas.

Autor:

Martin Lucione

Buenos Aires, Argentina

Tecnico en produccion equina - Tecnico ambiental

Tomado de:

http://www.engormix.com/MA-equinos/nutricion/articulos/nutricion-rehabilitacion-caballo-t5360/141-p0.htm

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD