SollaBlog

Compartir

Factores Determinantes Para Garantizar una Buena Nutrición y Manutención del Equino

Publicado el: 13 Apr 2015

El equino es un ser herbívoro por naturaleza que se ha enfrentado a grandes procesos evolutivos y de especialización durante millones de años, en estado natural vive en manadas consumiendo pasto continuamente, alerta y a la defensa frente a la depredación.

El consumismo, la necesidad de intensificar los sistemas de producción, de tener mayor control sobre la población y el aprovechamiento de tierra, llevaron al caballo, de nuestra mano a vivir en espacios reducidos en estado de estabulación donde el caballo no se puede valer por sí mismo, no puede conseguir su alimento, no puede correr libremente, y contrario a esto tiene que adaptarse a nosotros a nuestras costumbres de alimentación, de aseo y manejo. La estabulación transforma la forma de vida natural que tiene el caballo en el campo y lo conduce a un cambio en las costumbres innatas, proporcionándole las condiciones básicas de un medio artificial que trata de reemplazar su estado habitual en libertad y brindarle las condiciones mínimas de mantenimiento para su supervivencia.

Las alteraciones de comportamiento más comunes en el caballo o vicios de pesebrera, se presentan por desconocer o ignorar los hábitos de comportamiento y de alimentación; se debe mantener una rutina de cuidados diarios donde se contemplen aspectos como la nutrición, la salud y el mantenimiento del caballo. Los cuidados primordiales que deben brindarse al caballo que vive dentro de una pesebrera se dirigen a garantizar un espacio confortable, con buena cama, libre de materia fecal, sin humedad, bebederos completamente limpios, comederos libres de alimento en estado de descomposición, paredes y techos limpios, en general la pesebrera debe estar ajena a cualquier agente mecánico que pueda ocasionar algún traumatismo en el animal ( puntillas expuestas, palos atravesados, cables con energía eléctrica, cercas eléctricas, alambres de púa, etc.).

El lugar donde se almacena el alimento debe estar completamente limpio, ordenado y libre de roedores.

En cuanto a los cuidados del ejemplar, se debe realizar una observación varias veces al día, con el fin de identificar actitudes y signos que demuestren la existencia de anormalidades en el animal: la pesebrera, la cama, la materia fecal, orina, apetito, el consumo de comida, las modificaciones en el estado de ánimo, signos de dolor etc. Se debe llevar un registro por individuo en donde se consignen los datos más relevantes como: edad, peso, fechas de desparasitación y vacunación, enfermedades, tratamientos instaurados, revisiones de tipo odontológico entre otros.

Por último tenemos una gran responsabilidad con el equino estabulado además de las anteriores, la nutrición. Se debe tener en cuenta al momento de alimentar, las necesidades nutritivas: el Agua, la Fibra, la Energía, la Proteína, Minerales y vitaminas. Así mismo tener presente los hábitos de vida que tiene el caballo y la manera como reparten su tiempo durante las 24 horas del día: 16 horas para comer, 4 horas para socializar con otros caballos y 4 horas para dormir; estas no las duerme seguidas, las reparte durante las 24 horas y duerme periodos de 10 a 20 minutos, de aquí la importancia que el ejemplar siempre tenga alimento en las noches (pasto en cualquier presentación); también se le debe garantizar siempre agua en cantidad y calidad suficiente entre 20 y 50 litros dependiendo del tipo de trabajo, tipo de forraje y clima.

Además, debido a la condición de herbívoro, el equino debe consumir mínimo el 1% de su peso corporal en materia seca, por ejemplo: Un caballo de 400 kg de peso vivo debe consumir 4 kg de materia seca, es decir 26.6 kg. de pasto verde con una humedad de 85% para mantener una buena salud digestiva y se debe suplementar  alimento balanceado teniendo en cuenta los factores determinantes de la suplementación: cantidad y calidad de forraje suministrado, edad, estado fisiológico- reproductivo; tipo de trabajo, mantenimiento, leve, moderado, intenso y la condición corporal. Considerando estos factores, la dosificación de alimento balanceado para un equino adulto estará entre el 0,5 y el 1% del peso corporal con alimentos como se indica en la siguiente tabla, repartidos en el mayor número de veces al día.

Tipo de trabajo Alimento a utilizar
Trabajo Intenso Campeón Dorado
Trabajo moderado Campeón Adultos Peletizado
Trabajo Leve Campeón Adultos Texturizado
Mantenimiento Campeón Paseo Granulado

Los potros se deben suplementar con Campeón Potros a razón de 400 gr diarios por mes de vida sin exceder 3 kg al día.

 

Victor Hugo García
Asistente Técnico – Solla, Zona Occidente

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD