SollaBlog

Compartir

Caen precios de lácteos en el Caribe

Publicado el: 18 Sep 2015

Por estos días, el queso costeño se vende en $300 menos que a inicios de 2015. Foto: comidilla.wordpress.com.

Las empresas acopiadoras les han pagado a los ganaderos de Bolívar y Sucre el litro de leche a $500 durante este año. Ante eso, algunos productores de zonas en las que todavía es posible encontrar pastos han decidido fabricar quesos para recibir ingresos adicionales.

 

Pese al verano que azota a varias regiones de Colombia, en las ciénagas de La Mojana, donde por tradición se conserva agua durante todo el año, los forrajes se mantienen estables y con ello la producción láctea, una situación diametralmente opuesta a la que viven la mayoría de regiones del Caribe.

 

Gracias a ello, los ganaderos han logrado producir queso costeño para distribuirlo en Bolívar, Sucre, Córdoba, Antioquia y la capital del país, por debajo del precio con que inició 2015. (Lea: Importaciones de lácteos a Colombia aumentaron 109 % durante 2015)

 

La oferta del lácteo les ha permitido a los productores vender la libra a $3.800. En agosto pasado se comercializaba a $4.500. Y aunque los ganaderos recibirán $700 menos por el alimento, al menos logran recuperar la inversión hecha por el aumento en ventas que muestran los mercados del país. 

 

Jorge Eliécer Pérez, profesional en Sincelejo, de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, expuso que la baja en los precios se dio hace tan solo unas semanas, a raíz del ingreso de toneladas de quesos a la centrales de abastos, procedentes de La Mojana.

 

En las ciénagas tienen mucho queso y para que no se pierda ingresa a Corozal, Medellín, Barranquilla y Bogotá”, dijo Pérez, que contextualizó que en su zona se producen derivados lácteos pero no en la misma proporción como en las tierras bajas donde se conservan forrajes y han habido algunas lluvias esporádicas que ayudan a mantener los suelos.

 

Por su parte, Darinel Enrique Regino, profesional en San Marcos de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, señaló que la presencia de pasturas ayuda a la producción de leche, pero las acopiadoras la compran a un precio bajo, por lo que la comercialización de quesos podría favorecer a un sector que busca medidas para sostenerse en el tiempo. 

 

Gabriel Giraldo, ganadero en La Mojana, aseguró que se conservan pastos pero aclaró que no en la misma cantidad que en años atrás y que el verano también ha tocado las tierras de las ciénagas, que se podrían secar en cualquier momento.

 

Peor aún, anotó el productor pecuario, el litro de leche que la industria compraba a $800 pasó a venderse a $500 sin que se justifiquen los costos de producción. “Acá falta agua igual que en otras partes del país. El verano ha marcado en esta zona. Los días han estado soleados y no se llenan los jagüeyes, cuando deberían en esta época estar rebozados”, describió.

 

Giraldo dijo que aun así, sí se han producido derivados lácteos para tener ingresos en los predios doble propósito de la región. ”Bajan el litro de leche pero uno no puede bajar el sueldo a los empleados, entonces se ha optado por la producción de quesos”. (Lea: Fedegán se opone a reducción en valor del litro de leche propuesta por la industria)

 

El bajo precio que por litro de leche están recibiendo los productores de la zona los obligó a producir quesos y de esta manera tratar de disminuir las pérdidas. El reto ahora es seguir consiguiendo mercados que los demanden y ayuden a alivianar la difícil situación actual.

Compartir

OTRAS NOTAS DE ACTUALIDAD